Hambre feroz

León, Gto.

¿Qué sería de León sin sus famosas “Guacamayas”? Una comida para paladares valientes, conformado por un bolillo crujiente con mucho duro por dentro, un toque de limón y su tradicional salsa de jitomate.

Esta comida tradicional es normalmente usada como botana, también puede ser un entremés o entre-comidas por lo que se antoja mucho para “matar el hambre”.

Guacamayas que no vuelan

Estas famosas “tortas” se encuentran en casi todas las esquinas de la ciudad de León, y dicen que su secreto está en la preparación de la salsa, que hace que quien las pruebe hable como guacamaya. Se han vuelto parte de la identidad de León, que no debes de dejar de probar si visitas esta ciudad, por su delicioso sabor y su colorida presentación.

Para saborear una “Guacamaya”, el bolillo debe ser lo más crujiente, se recomienda dorado o tostado; este se rellena con chicharrón quebrado y se puede agregar aguacate, aunque esto ya es gusto de cada persona.

Y como casi en todos los alimentos, el toque más importante del platillo es la salsa, pues no sólo sirve para humedecer el chicharrón, sino también para darle un sabor a picante. La mayoría de los vendedores preparan una a base de chile de árbol, por lo que siempre será bueno saber si tienen una que no enchile. Además de la salsa con chile de árbol, las Guacamaya son servidas con un pico de gallo, a base de cebolla, jitomate y cilantro. Cómo toque final no debe faltar agregar cueritos encurtidos, que además pueden llevar zanahoria en trozos, así como unas gotas de limón y sal al gusto

La historia de la Guacamayas

Como sucede muchas veces con los platillos que se vuelven típicos de alguna región, son varias las historias detrás de las Guacamayas de León, Guanajuato. Una de ellas –que es la más tradicional entre los leoneses y la que más se replica hacia los turistas- dice que, a mitad del siglo pasado, un vendedor de chicharrón en la zona de San Juan de Dios, cuyo nombre era Demetrio, vendía duros con salsa mexicana o pico de gallo y bastante chile. En una ocasión, tres jóvenes que acostumbraban a tomar tequila y comprarle duros a Don Demetrio para acompañarlos, llegaron con el hombre a pedirle que a esa preparación de chicharrones y salsas la pusiera en un bolillo y así sería menos picoso.

Don Demetrio lo hizo y como ya no estaban tan picosos los duros con bolillo, los jóvenes comenzaron a ir más seguido por aquella torta para poder acompañar sus tragos, hasta que en una ocasión uno de ellos terminó enfadando a los otros dos por tanto platicar y le dijeron que parecía guacamaya. Después de eso, adoptaron ese nombre para referirse al lugar que se había convertido en su sitio de convivencia, mismo que se fue llenando de curiosos, quienes igualmente comenzaron pedir una Guacamaya, en vez de pedir un bolillo relleno de chicharrón y con salsas.

VARIEDAD

Hay algunas variantes, como lo es la guacamaya con aguacate, la puedes pedir “acuática”, “con viagra”, que lleva un pedazo de duro enroscado clavado en medio de la torta, “la bautizada” que lleva salsa de puro chile de árbol, también las hay con un taquito dorado de “aire”, de picadillo o de requesón en medio.

Guacamayas con aguacate

Hambre Feroz

La Bautizada

Guacamayas "Don Diego"

Era el año de 1979 cuando “Don Diego, comenzó con un puesto muy pequeño a fuera de su casa, ubicada en la Guillermo Prieto y al poco tiempo se hizo de un carrito de duro” así lo recuerda Gloria, ex vecina de San Juan de Dios.

Don Diego

Dicho establecimiento, es uno de los más famosos de León, donde no solo venden guacamayas, sino una gran variedad de cosas, por ejemplo, duro, tacos, tostadas, aguas frescas, por mencionar algunas. Pero es su salsa los que los caracteriza tanto, debido a que “está bien picosa, te duelen hasta los oídos de tan enchilado que uno termina, pero bien sabrosa”, comenta Doña Sara, mientras le da una última mordida a su guacamaya. Don Diego trabaja los 365 días del año, de 12 del mediodía a 12 de la noche, pues como dice “Aquí festejamos los cumpleaños de todos con una buena enchilada”

Y ha sido tanto el éxito que ya cuenta con tres establecimientos en total ubicados en: ° Guillermo Prieto #413 Col. San Juan de Dios. °Altamirano #307 Col. San Juan de Dios. °Blvd. San Pedro #515 Col. San Isidro

Y es así que las “Guacamayas son solo un ejemplo de ingenio en la cocina mexicana, una torta de chicharrón llena de color, sabor e historia de una de las emblemáticas ciudades del país.

Share This Story
get the app